viernes, 3 de marzo de 2017

Musas

Reflejarse en caras ajenas, 
en seres lívidos y blancos,
moviéndose, expresando todo
lo que yo no me atrevo a decir.

Se me nubla la consciencia 
de tanta dimensión dual.
Ser montaña inflexible 
en un cambio sempiterno.

Ser la eterna luz y la oscuridad
intermitente que no cesa.
Hacer el bien esperando el mal.

Fluir y aferrarse entre musas,
la lluvia, la luna y brisa.
Dejando al alma en libertad.





2 comentarios:

  1. La vida es un espejo
    está en nosotros quebrarlo
    sacar entre la montaña de vidrios la escarcha
    rociarsela a la madre
    para que te diga que más falta
    en el otro espejo que besaras o talvez quebrarás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diferentes vías en el camino,
      diferentes destinos,
      Querer o destrozar el espejo, la base de todo lo que he conocido.

      Eliminar